Habla Taxista
Julio Díaz Columnista
Habla Taxista

Sociedad Nacional del Taxista Peruano: ellas saben administrar el ahorro

Las esposas de los taxistas son unas verdaderas supervivientes y maestras de la economía familiar.

Ellas, las maestras del ahorro.

Ellas, las maestras del ahorro..

22 de Marzo de 2016 5:00 am.

Tuve la suerte de que un amigo taxista me invitase a compartir el día con toda la familia, conociendo de primera mano sus problemas, sus inquietudes y sus preocupaciones. 
 
Es cierto que el taxista pasa el día luchando contra el caos vehicular, el estrés, la monotonía y el cansancio. La mayoría tiene la suerte de llegar a casa y encontrarse a una esposa que durante el día se ha encargado del aseo de sus hijos, la ropa, el colegio, la limpieza y el orden, la comida, y muchas más cosas. 
 
Otras esposas tienen sus trabajos fuera de casa, lo que supone un doble esfuerzo. Por una parte el que les pide su empresa y después, el que les exige su familia. 
 
En la mayoría de los casos son ellas las que se encargan de administrar la economía familiar. El esposo les entrega una platita diaria y son ellas las que deben administrar la “caja” para llegar a fin de mes y guardar por si hay alguna contingencia… Me sorprende que hayan dado tan pocos premios Nobel de economía a mujeres.

He visto cómo ellas hacen el verdadero milagro cada día para que sus hijos tengan comida caliente, ropa decente y una educación que les permita vivir mejor que sus padres. 
 
Son verdaderas supervivientes. Cuando ellas administran, sin duda alguna, la familia va bien. Me decía la esposa de Jaime que se alegraba de conocerme porque antes no tenían forma de ahorrar. Iban con una tarjeta a un grifo y luego tenían que ir a gastar esos puntos a determinados comercios. Pero ella no quiere ese tipo de ahorro. “Eso es ahorrar para gastar, no para mi vejez o para una emergencia”, dice.
 
En cambio, la tarjeta de la Sociedad Nacional del Taxista Peruano (SNTP) les permitía ver cada semana la plata ahorrada y así, si algún mes necesitaban retirar el dinero solo tendrían que entrar en la web y dar la orden para que su plata llegue al banco. Ellos ahorraron el pasado año S/3.900, lo que les ha permitido retirar una parte para el inicio del curso escolar y seguir ahorrando el resto para hacerse un viajecito a Cusco, a ver a su familia. Su cuñada, también presente, ahorró S/4.150 y me decía que ellos van a necesitar todo el ahorro de la tarjeta de la SNTP porque se les ha malogrado el carro y con el ahorro tienen para pagar el inicial de uno nuevo. Pero me sorprendió que fuesen ellas las que me hablaban de cómo gestionan su ahorro, mientras mi amigo pasaba el trapo a su carro. Me encantaría conversar con más señoras como Katya, para así hacer que la SNTP trabaje en lo que ellas necesitan para salvar su economía. Escríbanme. Son admirables.
 
juliodiaz.elpopular@gmail.com

Notas relacionadas