Ni Candy ni Lady
Mónica Cabrejos Columnista
Ni Candy ni Lady

Mónica Cabrejos: 'Nos mintieron toda la vida'

Mónica Cabrejos nos habla sobre como a través de los años las mujeres son educadas pensando que cuando se casen tendrán un final feliz, mientras que los hombre son educados para ser libres y conquistadores.

Mónica Cabrejos explica por qué las mujeres solo quieren casarse

Mónica Cabrejos explica por qué las mujeres solo quieren casarse.

12 de Febrero de 2017 5:00 am.

 Quién no recuerda el culebrón vivido entre Alejandra Baigorria y Mario Hart cuando su relación se rompió porque ella quiso formalizar y él no.
 
Todo marcha aparentemente bien entre ellos, hasta cuando Alejandra exasperada habló de renunciar a su sueño de casarse y formar una familia como única condición puesta por Hart para continuar juntos. 
 
 
Las preguntas surgen por sí solas. ¿Por qué los hombres no se quieren casar y por qué las mujeres siempre tenemos premura en legalizar las relaciones? 
 
Muchos varones deciden prolongar su soltería, porque la idea del matrimonio les significa amar, comprometerse y amarrarse a una sola mujer para toda la vida; les asusta perder su libertad para someterse al bien común de una familia que no desean sinceramente.
 
En cambio, para nosotras casarse representa materializar el sueño de tener una boda romántica y perfecta como en los cuentos de hadas.  El matrimonio nos ofrece sentido de pertenencia social y la promesa de un amor cuyo fin es la felicidad eterna. Sin embargo, el amor y las relaciones de pareja son mucho más complicadas que cualquier fábula romántica. 
 
El hecho de casarse no garantiza el amor, respeto, fidelidad o el éxito de una pareja. Entonces, por qué las mujeres ignoramos esta información.
 
 
Pues porque nos mintieron toda la vida, nos contaron leyendas con finales felices y nadie tuvo la decencia de advertirnos que esas historias de ensueño son producto de la ficción. Nos programaron desde muy niñas con “el chip casamentero” a esperar un amor perfecto, una boda romántica y un príncipe azul que con solo una mirada complete nuestro ser. Mientras que a ellos los programaron para ser libres, conquistadores de mujeres y seres individualmente completos. 
 
No todas las relaciones felices tienen una boda de ensueño y no todos los matrimonios tienen finales felices. En la mayoría de las historias reales, los príncipes azules son sapos y las protagonistas pueden llegar a ser las brujas del cuento.