Ni Candy ni Lady
Mónica Cabrejos Columnista
Ni Candy ni Lady

Mónica Cabrejos y su reflexión sobre los huaicos en Lima y el Perú

Mónica Cabrejos envía un mensaje de esperanza a damnificados de desastres naturales del Perú y hace un llamado al resto de la población a estar más unidos que nunca.

Damnificados de Carapongo hacen cadena humana para poder estar a salvo

Damnificados de Carapongo hacen cadena humana para poder estar a salvo.

19 de Marzo de 2017 5:00 am.

Muchos de nosotros, limeños acriollados y pretensiosos, pasamos la vida abstraídos en problemas como el tráfico, la inseguridad ciudadana y los planes del fin de semana; mientras que en el Perú profundo, miles de compatriotas sufren los embistes del frío, la falta de agua potable o alcantarillado, los huaicos, las heladas, el hambre. Y nosotros vivimos indiferentes a la realidad nacional.
 
Después de ver la imagen de Evangelina Chamorro emergiendo del lodo mientras luchaba por su vida, hemos tomado conciencia. El coraje de esta mujer nos ha marcado como peruanos, pues ella representa a aquellos que siguen batallando por sobrevivir en esta catástrofe nacional.
 
 
Sin embrago, hay un buen número de gente que nos avergüenza como país, pues apenas se conoció la noticia del corte de agua (quienes gozan de mejores recursos económicos) corrieron a abastecerse indiscriminadamente de agua envasada a los supermercados, y no precisamente para donar a los damnificados de la tragedia, sino cubrir sus propias necesidades. Basta con navegar por las redes sociales para ver cómo manejan información falsa que solo crea pánico y ansiedad en la población. Y ni hablar de los intentos de saqueos en mercados, tiendas y bancos en zonas afectadas como San Juan de Lurigancho.
 
Es una coincidencia oportuna que en un momento en que el país está dividido por cuestiones ideológicas, suceda un desastre de tal magnitud. Aprovechemos este momento para unirnos como país, respetándonos aunque pensemos diferentes y entendamos que solo juntos podremos sobreponernos.
 
 
Van 62 personas fallecidas, 72 heridos, 11 desaparecidos, más de 65 mil damnificados y 1231 km de carreteas destruidas. Hoy no puedo estar alegre, me duele el corazón al ver tantas personas, animalitos y viviendas afectadas.
 
Salgamos adelante, como lo hizo Evangelina Chamorro, que volvió a nacer en el huaico de Punta Hermosa. Seamos valientes, guerreros y ejemplo de adhesión con todos. Ayuda de corazón, no aproveches la desgracia para lucrar; sé generoso y solidario. Comparte lo poco o mucho que tengas, recuerda que hoy por ti, mañana por mí.