Desde el estadio alenté a la bicolor con todas mis fuerzas. Me puse la camiseta de Paolo Guerrero y él metió gol. En el próximo partido, ¿qué camiseta me pongo? ¿La de Cueva o la de Carrillo?
Estoy pensando en todos los lindos momentos que podría pasar cuando llegue mi príncipe azul. Yo soy paciente y apasionada a la vez, sé que sucederá, y entonces, seré la chica más feliz del mundo.
Me gusta el amarillo porque es el color que representa la amistad, la alegría, la felicidad y la energía. Así soy yo, full pilas, buena amiga, excelente compañera y mujer de éxito.
Soy fiel a mi pareja y para los demás, como el fruto prohibido. Amo tanto a mi novio, que no pienso cambiarlo por nadie, porque nos queremos y sabemos que hemos nacido el uno para el otro.
Sé que están tristes igual que yo por la derrota de la selección, pero eso no me impide alegrarles el día y regalarles mi mejor ángulo, para ver si así les puedo robar una sonrisa y algo más.
Si me hubieran dejado acompañar a la selección, yo misma me encargaba de recuperar a los lesionados para que le metan una goleada a Paraguay. ¡Vamos, muchachos!
A los chicos de la selección quiero decirles que soy su hincha número uno y que el martes, como lo hice contra Bolivia, alentaré con todo. Y si necesitan que vaya a Asunción, yo misma soy.
Hoy estaré sentadita, sola, en mi sofá, con una bebida helada viendo a mi Perú de toda la vida. Estoy segura del triunfo y gritaré cada gol como si fuera el último. Vamos que ganamos.
Este es mi mensaje para los chicos de la selección, para ellos va todo mi amor, cariño y mi aliento para que el viernes ingresen motivados a la cancha en La Paz y consigan una victoria. ¡Arriba Perú!
Holas, amiguitos. Soy hincha del Sport Boys y me desvivo por mi equipo. Cuando voy a verlos jugar siempre espero una alegría. Si pierden simplemente me pongo a llorar, y a veces estoy tan sola que no tengo nadie que me consuele.