Martes, Septiembre 16, 2014 - 05:00 15°C
Agréganos:
Facebook Twitter Google+

Lamentablemente me enamoré de un vividor

Enviar a un amigo
Imprimir la noticia
Reducir el texto
Aumentar el texto

Carito (28). Hace dos años me involucré con alguien que tiene una niña y yo lo acepté, pues me aseguró que no estaba con nadie. Pasaron los meses y me dio la dirección y teléfono de donde  vivía con sus padres. Un día lo llamé y grande fue mi sorpresa cuando su mamá me dijo que no vivía ahí, que estaba en su casa con su esposa e hija. En cuanto lo localicé le reclamé y me juró que no era cierto, que su mamá me había dicho eso porque había descuidado a su hija. Seguí con él, hasta que perdió su trabajo.

Durante ese tiempo era yo la que pagaba las salidas, hasta le prestaba dinero. Eso no me fastidiaba ya que lo amaba. Sin embargo, hace unos meses llegó una mujer a buscarme y me dijo que era su esposa y que por mí, él había descuidado a su familia. No podía creer que durante todo ese tiempo yo estuve manteniendo a la esposa también. Ahora me dice que lo perdone, hasta me ha prometido divorciarse de ella si es que lo sigo ayudando económicamente.

RESPUESTA: Carito, a veces las mujeres pecamos de confiadas y nos colocamos una venda que no nos deja ver más allá. El problema está cuando esa venda se cae y vemos la realidad. No te conviertas en su juguete o banco, acaba con esa relación que nada bueno te traerá.