Ni Candy ni Lady
Mónica Cabrejos Columnista
Ni Candy ni Lady

Mónica Cabrejos nos cuenta algunas lecciones de amor

La escritora Mónica Cabrejos nos cuenta algunas lecciones de amor. Lee aquí lo que tiene que decir en su columna 'Ni candy, ni Lady'.

Mónica Cabrejos nos cuenta algunas lecciones de amor

Mónica Cabrejos nos cuenta algunas lecciones de amor.

25 de Junio de 2017 5:00 am.

El amor siempre me fue esquivo, cansada de perseguirlo un buen día me peleé con Cupido. Durante esa pausa del desamor reflexioné sobre los asuntos primordiales del buen vivir, hoy considero que son mis lecciones de amor.  
 
 
Aprendí a responsabilizarme de la parte que me corresponde  de los romances fallidos (nadie es absolutamente culpable y nadie totalmente inocente de lo que sucede entre dos personas) y cuando digo tomar responsabilidad me refiero a entender y asumir las razones del porqué permití tal o cual situación aun a sabiendas que era dañina. Mi tranquilidad es un asunto impostergable en mí día a día; si una persona o situación me cuesta mi paz es un precio muy caro. 
 
Entendí que el termómetro para medir el grado de bienestar en una relación es muy sencillo de descifrar. Una sonrisa dibujada en el rostro o no tenerla; puede ser muy radical pero es el mejor indicativo para evitar confusiones producidas por cualquier  mente caprichosa. Ahora creo en hechos y no en palabras (nada de lo que digas vale si no lo refrendas con actos). 
 
He conseguido la fórmula del  buen vivir que es disfrutar del presente; el estar aquí y ahora sin importar lo que sucedió ayer ni lo que pasará en el futuro. 
 
Desprenderme lo más rápido posible de los sentimientos negativos como el resentimiento, el rencor o la ira; a expresar mis emociones sin temor sea con una sonora carcajada o con un mar de lágrimas. Negarlas o reprimirlas solo hace que se manifiesten con indiscreción.
 
 
Dar y recibir en proporción es la clave de toda relación. Así no me siento en deuda por dar mucho y ni me siento culpable por recibir demasiado. 
 
A tomarme el tiempo para conocer a las personas, a no prejuzgar a nadie ni por sus errores ni por su pasado. 
 
He encontrado la forma de vivir más ligera, más feliz y más completa compartiendo lo que he aprendido sobre las cuestiones del amor.

Notas relacionadas

Mónica Cabrejos: cómo olvidar al ex

Mónica Cabrejos: "Todo sobre mi madre"

Mónica Cabrejos: "Todos tenemos un troll"

Mónica Cabrejos: la ley del karma