0: 0ms, 1: 0ms, 2: 828ms, 3: 0ms, 4: 1ms, 5: 1ms, 6: 0ms, 7: 0ms, 8(C): 0ms, R: 8ms, Tot.: 839ms, Time: 1516502176

Orientación y Familia

Sin estrés

Ser el dominado o la dominadora causa estrés emocional.

En el primero, porque se merma la autoestima y, en la segunda porque, con las ansias de tener todo bajo control, se hace cargo de todos los detalles del hogar que la terminan agobiando y recargando de trabajo.

Compartir

Equidad

Muchos ven como normal que el hombre tome las decisiones del hogar y la mujer acepte; sin embargo, esto tampoco es lo adecuado.

Los roles y responsabilidades deben compartirse ya sea en los gastos de la familia así como en los cuidados de los hijos.

El trabajo fuera de casa no excluye a nadie de hacer las labores domésticas.

Compartir

Resentimiento

No existe una persona que acepte calladamente y feliz una situación de dominio por más sumiso y noble que sea. Es normal que se creen resentimientos y que estos afloren cuando menos se espera. Tener sentimientos de rabia y dolor contenidos genera ira que puede resultar peligrosa porque desencadena violencia.

Compartir

Crisis sexual

Tratar y hacer ver a la pareja cómo alguien subyugado a los deseos y decisiones femeninos, merma el rendimiento sexual, pues hay disminución del deseo mutuo en la intimidad, lo que genera una seria crisis de pareja.

Compartir

Reacción social

LAS ETIQUETAS

Debido a que aún vivimos en una sociedad machista y a la falta de conocimiento acerca de las ventajas de la equidad, es normal que la sociedad señale al varón con apelativos hirientes como “saco largo”, “mandilón”, “pisado”, lo cual merma su ego masculino, pues como se dijo antes se espera de los varones un papel viril.

ELLOS RESPONDEN

Muchas mujeres creen que los varones se conforman con su papel de subyugado; sin embargo, estos...

Compartir

Debes saber

Asumir nuevos roles laborales no justifica que la mujer deba ser autoritaria o directora de lo que la pareja debe hacer. Estas son malas influencias para los menores.

Ser un hombre que se deja maltratar, distorsiona la imagen de padre saludable de los niños y se corre el riesgo de que repitan la historia.

Cuando el varón no tiene voz ni voto en las decisiones del hogar se aumentan las posibilidades de que los hijos no lo respeten u obedezcan.

Quitarle autoridad a la pareja, minimizarlo o despreciarlo crea un hogar...

Compartir

“El amor se pone en grave riesgo”

No saber distribuir los grados de autoridad entre la pareja hace que el estilo de crianza se afecte ya que se formarán hijos dominantes o dominados.

Cuando es la mujer la que domina se generan conflictos también en la relación porque se acumulan frustraciones no solo en él sino también en ella.

La mujer que tiene carácter fuerte, suele ser intolerante y controladora; por ello, ayuda al otro como un modo de tener todo bajo su mando.

El problema es que esto somete al varón a un papel pasivo,...

Compartir

Prejuicio social

Conforme avanzan los tiempos, las mujeres van cambiando su rol respecto a los asuntos financieros del hogar y a las labores domésticas.

Antes el hombre era el proveedor del hogar, el que trabajaba y traía el dinero mientras que la mujer era quien cuidaba de los hijos y de la casa. Este rol creó ciertos prejuicios en la sociedad que ahora ve con malos ojos a la mujer independiente y al varón que se muestra respetuoso de las decisiones de su pareja.

El prejuicio social hace que equivocadamente se espere que los varones lleven las...

Compartir

Así es cuando ella lleva “los pantalones”

Esta semana se ha comentado mucho sobre la escena presidencial en la que la primera dama, Nadine Heredia, le da la espalda al presidente Ollanta Humala y eso la ha puesto a ella como la mujer que lleva las riendas de Palacio.

Al margen de que esta interpretación sea correcta o incorrecta, queremos aprovechar esta coyuntura para hablar sobre esta realidad que se da en miles de hogares peruanos: cuando las mujeres llevan los “pantalones” en el hogar”.

Decir que llevan los pantalones es una metáfora que se ajusta a la...

Compartir