Boda y muerte


La muerte inquisidora solo les dio una tregua. Ayer los recién casados, el albañil Gerardo Casimiro Chávez (37) y la comerciante Ana Ganto Román (22), estrellaron el auto en que retornaban a su vivienda en Ate-Vitarte, luego de las celebraciones por sus nupcias.

31 de Agosto de 2009 18:46 pm.

La muerte inquisidora solo les dio una tregua. Ayer los recién casados, el albañil Gerardo Casimiro Chávez (37) y la comerciante Ana Ganto Román (22), estrellaron el auto en que retornaban a su vivienda en Ate-Vitarte, luego de las celebraciones por sus nupcias. Lamentablemente el infortunado falleció y su flamante esposa sufrió fracturas y cortes en todo el cuerpo.

Casimiro Román y su consorte se casaron en un matrimonio masivo en el municipio de Ate, el domingo al mediodía. La felicidad los embargaba a ellos, sus familiares y amigos, pues formalizaban su relación después de tres años de convivencia. La pareja tiene una hija de tres años de nombre Kiara, quien era la más entusiasmada en el casamiento de sus padres.

Después de la ceremonia civil, los esposos fueron a la recepción por su matrimonio en su casa en Huaycán.

 En su predio, Oswaldo Ganto, progenitor de la recién desposada, organizó una fiesta por la ocasión. Lamentablemente en la reunión abundaba el alcohol que fue determinante en la tragedia.

A las 3:15 de la madrugada, los cónyuges y otra pareja más abandonaron la vivien- da para ir a un restaurante en la Carretera Central. Iban a bordo del auto Nissan LO-358 de un amigo del fallecido, que cedió el volante de la unidad a Casimiro y se bajó de la misma para tomar un taxi con su acompañante.

A las 4:40 am, el cansancio venció a Casimiro y perdió el control del coche que estrelló contra la base de concreto de un poste de alumbrado público.
El albañil pereció instantáneamente y su viuda fue trasladada al hospital donde se recupera. (E. Guerrero)