Peruano Diego Chiri recibe premio en Estados Unidos

El joven actor y director de teatro Diego Chiri, recientemente galardonado con el Premio HOLA (Hispanic Organization of Latin Actors) a director destacado del año, nos habla acerca de su gran pasión: el mundo de las tablas.

Perfil en escena del joven actor peruano Diego Chiri.

03 de Noviembre de 2017 8:30 am.

Por: Jorge Ita Gómez

Por segundo año consecutivo, el joven director y actor peruano Diego Chiri (Lima, 1989) recibe en Nueva York el Premio HOLA (Hispanic Organization of Latin Actors) a director destacado del año. En esta oportunidad, el premio lo recibió por su trabajo en la obra Off-Broadway "Olvidadas", del venezolano Pablo García Gámez, y presentada en Teatro Círculo de la ciudad de los rascacielos. "Olvidadas" también se llevó los premios a mejor actriz para Rosie Berrido (Estados Unidos) y mejor actriz de reparto para Noelle Mauri (España).

En el transcurso del presente año, Chiri también dirigió en la ciudad de los rascacielos "El uso de la palabra", breve pieza teatral de Julio Ramón Ribeyro, que recibió el premio HOLA a mejor actor de reparto para Claudio Weisz (Uruguay). En el 2016 ameritó el mismo premio por el montaje de la obra "La gran Semíramis", producida en el Repertorio Español.

SOBRE EL ACTOR

Diego Chiri es un escritor, actor y director peruano que vive en Estados Unidos desde 2006, donde se graduó con honores Cum Laude en las carreras de Cine y Teatro, con una concentración en dirección de escena, en Bucknell University (2012). Desde el 2014 forma parte de la Compañía de Teatro Repertorio Español, donde ha trabajado en diversas producciones como actor y director. En 2016 participó en la mesa redonda de dirección teatral con el mítico Peter Brook y Marie-Helene Estienne en la Academia de Música de Brooklyn (BAM). También fue asistente de dirección de Neil LaBute en la obra "Autores dirigiendo a autores" en el Club de Teatro Experimental La Mama.



EN DIÁLOGO CON “EL POPULAR”

— ¿Cuéntanos cómo nace en ti tu gran pasión por el teatro?

— Desde niño he tenido una necesidad de contar historias y a través de los años descubrí que la plataforma que mejor funcionaba para mí era el teatro. Por momentos me he inclinado hacia la escritura y el cine (y aún me interesan), pero la pasión que tengo hacia el teatro siempre ha sobresalido con fuerza. Hay algo en el arte de hacer teatro que es único y no he podido encontrarlo, hasta ahora, en ninguna otra manifestación. El teatro está vivo, es urgente y hay un factor de riesgo que me encanta. El teatro nos obliga a estar presentes, a conectarnos y a vivir en el momento.

— ¿Dónde te formaste académicamente?

— Estudié teatro y cine en Bucknell University en el estado de Pensilvana. Pero vivo en la ciudad de Nueva York desde finales de 2013. Pero no fue hasta mediado de 2014 que entré a trabajar como director de teatro en Repertorio Español. Desde entonces, me he relacionado con varias compañías de la comunidad hispana donde trabajo constantemente haciendo teatro.

— Para sorpresa nuestra, Diego es hijo del destacado poeta chalaco Sandro Chiri Jaime. ¿Tuvo algo que ver tu padre para tu incursión en este fascinante mundo de las tablas y el celuloide?

— Así es, mi padre es el poeta Sandro Chiri y él me enseñó a encontrar la belleza en las palabras. Yo me atrevería a decir que el teatro que hago tiene algo de poético. Uso la belleza que encuentro en el texto y me enfoco en trasladarlas sobre el escenario usando un lenguaje teatral. Para mí, una buena obra de teatro tiene que "construir" más que "entretener". Debe inquietarnos y hacernos reflexionar, pero sobre todo, tiene que ser hermosa.

— ¿Qué se entiende por premios Off Broadway?

— “Olvidadas” se presentó en el Teatro Círculo, una compañía de teatro hispana Off-Broadway en Nueva York. Los premios HOLA reconocen lo mejor del trabajo en español, ya sea Broadway, Off-Broaday (fuera de Broadway) u otras categorías. Sin embargo, por una cuestión de presupuesto y quizás de audiencia, la mayoría de obras en español que se presentan en Nueva York son Off-Broadway.

— ¿Y desde cuándo se otorga el Premio Hola?

— Los premios HOLA (“Organización Hispana de Actores Latinos” por sus siglas en inglés) reconoce lo mejor del talento latino en Estados Unidos desde su fundación en 1975. La organización busca celebrar un retrato no estereotipado de la cultura latina y la herencia hispana en los medios de la industria norteamericana. A través de los años, varias celebridades han recibido el premio HOLA, incluyendo a Benicio del Toro, Antonio Banderas, Rita Moreno, Alfonso Cuarón, Lin-Manuel Miranda, entre otros. Es uno de los premios más importantes para un latinoamericano en Estados Unidos, y es sobre todo un gran honor poder estar en la misma lista junto a reconocidas figuras del teatro, cine y televisión. Por segundo año consecutivo lo recibo como director teatral y siento, al recibirlo emocionado, que se lo entregan al Perú, mi patria querida donde nací y crecí.

— Después de este importante reconocimiento a tu carrera, ¿qué planes tienes proyectados?

— Seguir entrenándome y estudiar. A mediados de noviembre voy a dirigir en NY la lectura dramatizada de una obra peruana: "Nunca llueve en Lima", de Gonzalo Rodríguez Risco, como parte del ciclo de lectura Escena Sur 2017 que organiza La Micro Theatre. Luego, para fines de año, participaré en un conservatorio con Tectonic Theatre, la famosa compañía de teatro fundada por el venezolano Moisés Kaufman. Ahí estudiaré con profundidad la técnica que denominan "Moment Work”.

— Finalmente, ¿cuál es el argumento de la obra "Olvidadas"?

— El argumento nos remite al mundo tristemente contemporáneo. Aisladas del mundo, Estela y Luna viven en un tiempo y lugar no definido. Ambas mujeres (de edades no definidas), ejercen y repiten todos los días sus rituales de preparar el café y la comida como un mecanismo de defensa. Estela batalla contra el Alzheimer mientras que Luna cuida de ella. Estela quiere recordar su pasado, mientras Luna prefiere encerrarlo en una caja de madera. A través de dibujos, colores y poemas, Estela reconstruye una vida donde ambas fueron marginadas por sus ideales y sus preferencias, un pasado del cual Luna trata desesperadamente de protegerla. Así, “Olvidadas” se presenta como una historia sobre el amor y los recuerdos: aquellos que luchamos para conservar y aquellos que deseamos olvidar. La obra celebra la diversidad y denuncia la violencia contra la comunidad de minorías, especialmente en nuestros países de habla hispana. La pieza se centra en el caso de Estela, quien en su juventud fue arrestada, humillada y maltratada bajo falsos pretextos simplemente por amar a otra mujer. Ahora, en el otoño de su vida, se enfrenta a otro tipo de prisión: el Alzheimer. Y es a través de esta enfermedad y de los retos diarios que impone este mal en que la obra nos presenta el caso de una mujer que debe decidir: entregarse al olvido y evitar los traumas del pasado o pelear por recordar y vivir, a pesar del dolor. De esta manera, la obra no solo denuncia la homofobia y la impunidad, sino que también celebra la vida, el amor y la lucha constante hacia la liberación. 



Diego Chiri con las actrices de "Olvidadas".