Renato Sandoval Bacigalupo y el difícil arte de la traducción

La traducción se da también en función no solo de lectura creadora y recreadora, sino también restauradora. Al respecto Vallejo decía: “Todos sabemos que la poesía es intraducible. La poesía es tono, oración verbal de la vida. Es una obra construida de palabras. Traducida a otras palabras..."

Poeta, ensayista, traductor y catedrático Renato Sandoval Bacigalupo.

09 de Enero de 2018 4:30 am.

Por: Jorge Ita Gómez

“Sin traducción todo sería soledad, locura, áspero silencio”.

                                    R.S.B.


Debo a la generosidad y noble gesto de desprendimiento de mi entrañable amiga Yesenia Ballardo Salas de poner en mis manos esta suma de atisbos y pulsaciones diversas que es Atajos a la nada (opiniones y versiones) de Renato Sandoval Bacigalupo, respecto de su vasta labor en el ámbito de la poesía y la traducción.

Siendo que la invalorable labor del poeta-traductor, la más de las veces es un oficio poco menos que reconocido, suele ser también en ocasiones muy ingrato, quizás por este solo hecho el autor sentencie a modo de premio y de castigo, este deseo: “Para mis amigos poetas, todo; para mis enemigos, la traducción”.

Actualmente, la traducción literaria en el Perú, que venía desarrollándose desde antiguo, es ya una tradición insoslayable que va cobrando cada vez más vigor y relevancia tanto a nivel nacional como internacional, debido a que se ejerce ya como una profesión, tras la culminación de cinco años de estudios universitarios.

La traducción se da también en función no solo de lectura creadora y recreadora, sino también restauradora. Al respecto Vallejo decía: “Todos sabemos que la poesía es intraducible. La poesía es tono, oración verbal de la vida. Es una obra construida de palabras. Traducida a otras palabras, sinónimas pero nunca idénticas, ya no es la misma. Una traducción es un nuevo poema, que apenas se parece al original”.

Viene al caso citar el aporte del Inca Garcilaso de la Vega y su traducción de Diálogos de amor de León Hebreo, Mariano Melgar (Arte de olvidar del poeta latino Ovidio) y en tiempos más recientes Carlos Alberto Seguín (El profeta del libanés Kahlil Gibran), es ampliamente reconocido también en este rubro el impecable trabajo de Ricardo Silva-Santisteban y Javier Sologuren, y entre los más jóvenes el de Óscar Limache.

A esa estirpe notable de traductores peruanos viene ahora a sumarse la reconocida voz del destacado poeta, ensayista y catedrático limeño Renato Sandoval Bacigalupo, con su arte-facto de aforismos, reflexiones agudas y sentenciosas en pequeñas dosis y diversas lenguas en que se maneja como el inglés, francés, alemán, finés, sueco, occitano, italiano, portugués y quechua.



ACERCA DEL AUTOR


Renato Sandoval Bacigalupo (Lima, 1957). Estudió Lingüística y Literaturas Hispánicas en la Pontificia Universidad Católica de Perú y completó estudios doctorales en Filología Románica en la Universidad de Helsinki de Finlandia. Ha publicado una docena de libros, entre poesía y ensayo, y muchos otros de traducciones de autores diversos como Kafka, Rilke, Pavese, Quasimodo, Södergran, Sylvia Plath, Drummond de Andrade, Ledo Ivo, entre otros. En 1988, obtuvo el primer premio de “El cuento de las mil palabras” del semanario Caretas, y el 2015 el Premio de Bronce de Copé. Dirige la editorial Nido de Cuervos y es director del Festival Internacional de Poesía de Lima (FIPLIMA).



SOLO AIRE. Hoy, también hoy, te he amado como nunca y como a nadie. ¿Pero a quién se lo dije? (RSB)

***

POLIGLOSIA. El número determinado de lenguas que en teoría una persona habla, es directamente proporcional a las veces que no tiene nada especial que decir. Mientras más podría hablar, más debería callar. (RSB)

***

PRECAUCIÓN. Poeta, cuídate de los que alaban tu obra –si crees tener una– sin haberla leído, pero cuídate aún más de los que la celebren habiéndote por fin leído. (RSB)

***

CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA. Si crees que el poema que acabas de escribir es malo, tienes toda la razón; si piensas que es bueno, de hecho estás completamente equivocado. (RSB)