Salud: ¿Por qué las pantallas dañan la vista de los niños?

Causan miopía y astigmatismo. Se debe evitar el uso de celulares y tablets antes de los seis años. Picazón, ardor y lagrimeo son síntomas de una mala salud.

Si una madre o padre tiene astigmatismo o miopía, es muy probable que su hijo pueda heredarlos.

10 de Marzo de 2018 5:00 am.

¡Hay que cuidar la salud! Si a tus hijos les encanta estar pegados a las tablets o celulares viendo sus dibujos y jugando, ten cuidado, porque estos aparatos causan graves daños en los ojos de tus pequeños. Los más comunes son miopía, astigmatismo y ojo seco.
 
“El uso desmedido de celulares es perjudicial para los niños, ya que se encuentran en etapa de crecimiento. Antes eran pocos los menores que usaban lentes; ahora, en las aulas podemos ver varios portando gafas”, explica Nahum Cirineo, especialista de la Clínica de Ojos Ñahui.
 
Quien sufre de miopía no ve adecuadamente los objetos lejanos, pero sí los que tiene cerca. El astigmatismo provoca una visión deformada de las cosas, tanto de lejos como de cerca. Y el ojo seco es una condición que se presenta cuando se producen pocas lágrimas. 
 

LOS SÍNTOMAS

 
Algunos de los síntomas son picor, ardor y enrojecimiento de la vista, sensación de arenilla en los ojos, dificultad para abrir los ojos, sensibilidad a la luz, sequedad y lagrimeo excesivo. 
 
 
Si su niño presenta estas señales, no pierda el tiempo y llévelo al médico.
 

PREVENIR PROBLEMAS OCULARES

 
Ante los elevados casos de enfermedades oculares en los menores, el médico recomienda a los padres de familia evitar el uso de celulares y tablets en niños menores de 6 años, edad a la cual, el ojo culmina su desarrollo. A partir de esa edad, los pequeños pueden exponerse a estos dispositivos. Eso sí, solo una hora al día, con descansos cada 15 minutos y evitando un acercamiento excesivo a las pantallas. A medida que crezca, podrá usarlos por tiempos más prolongados. Debemos, además, alimentarlo bien y saludable, no permitirle que se toquen los ojos con la mano sucia y llevarlo al oftalmólogo cada año para un chequeo.
 

PRIMER CHEQUEO DE OJOS

 
Según el especialista Nahum Cirineo, la edad ideal para realizar el primer chequeo oftalmológico a un niño, y así detectar y evitar problemas visuales, es a los 3 años. 
 
“En el niño se puede determinar la agudeza visual a  esa edad, entre los 2 a 3 años, por lo que la edad límite para corregir un defecto visual es a los 6 o 8 años, ya que hasta esa edad se desarrolla la visión”, advierte.
 
“La detección temprana y descarte de miopía, astigmatismo, ojo flojo y otros problemas visuales, garantizan un óptimo rendimiento escolar”, aconseja Cirineo.
 
Ya lo sabe, no se confunda. Si su niño tiene problemas de atención en el colegio, puede que no observe bien la pizarra y eso le genere desgano para continuar con la clase.