Julissa Diez Canseco en Río 2016: “Espero regalarle una medalla al Perú”

Julissa Diez Canseco superó los prejuicios cuando le dijeron que el taekwondo solo es para  hombres y cumplió su sueño de estar en unas olimpiadas.

Julissa Diez Canseco se acaba de graduar de bióloga en la Universidad Autónoma de Barcelona.

30 de Julio de 2016 10:00 am.

Carlos Lara Porras
 
Una mujer de armas tomar. Detrás de esa figura e imagen angelical que irradia Julissa Diez Canseco, se encuentra una chica luchadora que cumplió su sueño de clasificar a los Juegos Olímpicos de Río, convirtiéndose así en la primera taekwondista peruana en participar en el máximo evento deportivo del mundo.

MIRE ESTO: Francisco Boza: “Vestir los colores del Perú es un orgullo”
 
—¿Cómo va la preparación en Mallorca, España?
 
—Bien, entrenando fuerte, en estos días bajaremos la carga, ya que se acerca la competencia. Hace unos días estuve en un campamento en Francia donde se hizo simulaciones de peleas y con árbitros. Esto era muy parecido a las peleas de una competición.
 
—¿Qué tal es el nivel competitivo en España?
 
—Hay un buen equipo, entreno con algunos chicos que también participarán en las olimpiadas. La calidad de equipo y de entrenadores son de lo mejor.
 

SUEÑO OLÍMPICO
 

—¿Qué significa ser la primera taekwondista peruana que participará en unas olimpiadas?
 
—Un motivo de orgullo y alegría, siento que se abre un nuevo camino en este deporte. Esto me motiva para demostrar que se pueden alcanzar los sueños, cuando uno se lo propone.
 
—¿Te dijeron que el taekwondo es solo para hombres?
 
—Sí, cuando era niña. Recuerdo cuando me inicié en este deporte lo practiqué un año porque en el colegio me dijeron que era muy rudo y que debería practicar ballet. Tuve que parar y después de tres años volví. A medida que pasa el tiempo uno toma conciencia y valora lo que te dijeron en ese momento. 
 
—¿El Perú puede ilusionarse con la medalla de oro?
 
—Siempre hay opciones, espero que el 17 de agosto, día en el que competiré,  pueda estar iluminada. Todo se puede lograr. Espero regresar y regalarle una medalla al Perú.
 
—¿Soñaste  estar en el podio?
 
—Sueño con eso y lo soñé antes de clasificar a las olimpiadas. Me voy con mucha ilusión preparada para llegar lejos.
 
—Si en el fútbol un gol es la explosión de júbilo, en el taekwondo, ¿qué se siente cuando se mete una patada al rival?
 
—Sumar puntos, ya sea en el cuerpo o en la cabeza. En el cuerpo vale uno y tres si es con giro. En la cabeza son tres  y cuatro con giro. Espero que vean eso y disfruten los puntos que pueda sumar.
 
—Te has tatuado los cinco aros de las olimpiadas...
 
—Ir a unas olimpiadas es un sueño cumplido, por eso me tatué los aros que quedarán para toda la vida. Las cosas se pueden lograr con sacrificio cuando uno se lo propone.
 

BIÓLOGA DE PROFESIÓN
 

— Te acabas de graduar de bióloga...
 
− Sí, seguí la carrera en la Universidad Autónoma de Barcelona. Fue difícil porque tienes que dedicarle tiempo a los estudios, pero lo sobrellevé a la par con los entrenamientos.
 
—¿Eso significa que dejarás el deporte?
 
−No lo he pensando, me veo en los Juegos Panamericanos de Lima. Todo dependerá cómo me vaya en los próximos años.
 
—¿Alguna vez te propusieron modelar?
 
 −Sí, cuando era más pequeña, pero no he tenido tiempo porque me he dedicado al cien por ciento al deporte, pues es mi pasión.
 

CONTRA EL FEMINICIDIO
 

—En Lima hay una campaña contra la violencia a la mujer, ¿qué opinas de eso?
 
−Apoyo esa campaña y ojalá se pueda erradicar. Las mujeres muchas veces están indefensas y lamentablemente no les prestan ayuda en muchos lugares. También toma mucho tiempo un proceso.  
 
—¿Alguna vez fuiste víctima de violencia?
 
−Una vez un tipo quiso robarme el celular, fue tanta mi cólera que le di una patada que lo privé. No sé si reaccionaría de esa manera ahora con tanto peligro que hay.
 
— ¿Cómo estás del corazón?
 
−Estoy sola, soltera, estoy centrada en el deporte. Entreno y descanso. No tengo tiempo para eso, disfruto este momento de ir a las olimpiadas. Es difícil entender a una persona como yo que viaja mucho.
 
—Quizás los chicos te tienen miedo... 
 
−No, para nada, todo lo contrario, no aparento ser taekwondista como para que me tengan miedo.
 
—Muchas gracias por la entrevista. Hay algo que desees agregar...
 
−Agradezco a todo el Perú y a la gente que me alienta por las redes sociales. Estoy entregada al cien por ciento,  lucho por una medalla, y cuento con sus buenas vibras. Y gracias a el Popular por la entrevista.                   
 

PENSÓ DEJAR EL TAEKWONDO

 
No todo fue color de rosa para Julissa Diez Canseco, pues en un momento pensó dejar el deporte. “Fue un momento difícil y sentí mucha tristeza al ser eliminada en primera ronda en los Panamericanos de Toronto. Luego me lesioné del codo, pero esas son pruebas para salir con más fuerza”, dijo.