El "Chavo del Ocho" en Acapulco: “Buenas noches vecindad” (VIDEO)

El “Chavo del Ocho”, es decir, Roberto Gómez Bolaños, o más conocido como “Chespirito”, ha partido al infinito más allá. Y ahora llueven los recuerdos.

Chavo del Ocho en la inmortal escena cuando canta el tema 'Buenas noches vecindad'..

28 de Noviembre de 2014 18:15 pm.

El “Chavo del Ocho”, es decir, Roberto Gómez Bolaños, o más conocido como “Chespirito”, ha partido al infinito más allá. Y ahora llueven los recuerdos.

Uno de ellos gira en torno al famoso capítulo “Vacaciones de “Acapulco”, donde el niño de gorro y tirantes va al famoso balneario mexicano y donde se siente muy parte de la vecindad, que más allá de los rencores y las riñas de siempre, se convierten prácticamente en una familia misma.

“Las Vacaciones..” fue un episodio especial del “Chavo del Ocho” que estaba en el pico de la popularidad. Las escenas fueron grabadas en 1977 en el Hotel Continental y contó con el elenco completo de la serie.

También lea:

"El Chavo del Ocho": el capítulo censurado de Roberto Gómez Bolaños (VIDEO)

El "Chavo del Ocho": Yordy Reyna rendía homenaje con la "garrotera" (VIDEO)

Murió el "Chavo del Ocho": Roberto Gómez Bolaños falleció a los 85 años


Este periplo se inició en la vecindad cuando La Chilindrina se ganó una rifa; un viaje para dos personas nada menos que a las paradisiacas playas de Acapulco.

Don Ramón va a ese viaje y Doña Clotilde, la vecina que estaba enamorada de él, lo acompaña. Pronto el profesor Jirafales y el resto de integrantes de la vecindad, entre ellos Doña Florinda y su hijo Quico, parten con él.

El Chavo del Ocho se quedó solo en el conjunto habitacional cuando el Señor Barriga, el administrador del lugar, llegó a cobrar la renta y al verlo triste, tras enterarse que todo el mundo se había ido a Acapulco y que su hijo Ñoño estaba de campamento, decidió invitarlo a ese paseo.



El capítulo termina con una de las canciones más tristes y célebres del programa: “Buenas noches vecindad”.

Cuántas veces, como ahora, la reunión se prolongó,
hasta que llego la aurora y nos sorprendió.

Las estrellas son testigos del amor y la amistad.
Buenas noches mis amigos, buenas noches vecindad.

Decir adiós sería tonto, un hasta pronto sólo será.
Buenas noches mis amigos, buenas noches vecindad.

Prometamos despedirnos, sin decir adiós jamás,
pues habremos de reunirnos muchas veces más.

Hasta pronto compañeros, otra vez regresarán,
los momentos placenteros para compartir el pan.

Decir adiós sería tonto, un hasta pronto sólo será.
Buenas noches mis amigos, buenas noches vecindad.