Ayúdalo a subir sus notas

Faltan unos días para empezar la segunda mitad del año y algunos padres están preocupados porque sus hijos han bajado en sus notas.

Los padres deben premiar los logros de sus hijos con un abrazo, un beso o palabras como lo hiciste bien. Los niños valoran mucho estas acciones. .

23 de Junio de 2013 5:00 am.

Faltan unos días para empezar la segunda mitad del año y algunos padres están preocupados porque sus hijos han bajado en sus notas.

Rafael del Busto, psicólogo de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, indicó que los principales factores que influyen a que eso suceda son las discusiones en el hogar y la falta de atención de los padres debido al trabajo.

A ello se suma mucho tiempo en internet (videojuegos y Facebook), depresión, bullying en el colegio, falta de control en el hogar y la separación de los padres.

Útiles consejos

Aún puedes ayudar a tu hijo a mejorar en el colegio, para ello, el especialista recomienda lo siguiente:

a) Créale un hábito de estudio. Haz que tu hijo establezca un horario diario para estudiar y realizar sus tareas escolares.

b) Instala un espacio específico para que estudie. Evita que sea junto a la TV, radio, computadora porque estos son medios de distracción.

c) Sé su ejemplo y estudia con él. Pero mientras lo hagas no digas “qué aburrido es esto”, “las matemáticas son difíciles”, estos comentarios lo desanimarán.

d) Si se te dificulta ayudarle con las tareas, busca a alguien (profesor particular, familiares que estén estudiando, etc.) que pueda absolver sus dudas.

e) No utilices el chantaje para que se supere en el colegio. Explícale que estudiar y hacer su tarea son sus deberes como hijo.

f) Revisa sus cuadernos todos los días para saber si está haciendo sus tareas.

g) Habla con sus maestros y pregúntales en qué está mal tu hijo. Ellos también te darán una guía de ayuda.

Los 4 signos de alerta

Algunos cambios en tu hijo te ayudarán a saber si le está yendo mal en el colegio:

1) Cuando le preguntas cómo está en el colegio te responde “bien” y luego cambia de tema.

2) No quiere comer y juega con los cubiertos.

3) Muestra un cambio en su actitud, es más distraído, pensativo, rebelde, respondón, etc.

4) No puede dormir, tiene pesadillas y, a veces, se orina en la cama.