Salud: Niños con sobrepeso propensos a desarrollar diferentes enfermedades

Niños con sobrepeso pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes de adultos.

La enfermedad de la diabetes es propensa a desarrollarse en niños con sobrepeso.

02 de Octubre de 2018 10:30 am.

Los niños que no están siendo alimentados correctamente, están predispuestos a desarrollar además de sobrepeso y obesidad, otras enfermedades como diabetes, y enfermedades cardiovasculares, según explica la nutricionista Claudia Díaz, Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción. 
 
La segunda semana de octubre se lleva a cabo la Semana de Lucha Contra la Obesidad, y en la víspera de esto, se advierte que 41 millones de niños menores de cinco años padecen obesidad infantil, según datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A razón de ello, la nutricionista Claudia Díaz, del Ministerio de la Producción, insta a que la dieta familiar incluya pescado, frutas, verduras, menestras y cereales, para considerarla una alimentación balanceada.   
 
 
Es muy importante la inclusión del pescado (en especial, caballa, jurel, bonito y anchoveta) en el menú familiar porque aporta aportar proteínas, vitaminas y minerales, además de ser la fuente principal de Omega 3, un nutriente esencial para el desarrollo cerebral en niños
 
““Esta grasa esencial ayuda a mejorar la memoria, la concentración, el estado de ánimo, la visión y el rendimiento escolar”, explica la nutricionista Claudia Díaz.
 
 
 
De igual manera, la especialista solicita a los padres de familia, reducir el consumo de grasas saturadas en la dieta de sus hijos. Estas grasas y azucares se encuentran en los jugos procesados, snacks y bebidas industrializadas, como las gaseosas. 
 
 “Se sabe que los primeros años de vida son vitales para el buen desarrollo del niño en el futuro porque es en esta etapa donde se forman los hábitos de alimentación”, indica la especialista del Programa Nacional “A Comer Pescado”.
 
Finalmente, también se debe motivar desde la niñez la práctica de actividades físicas por lo menos 60 minutos diarios. Estas actividades pueden ser manejo de bicicleta, deportes e incluso la realización de labores domésticas que los mantengan en movimiento pero que sean de intensidad moderada.