Sexualidad: ¿El sexo anal te ayuda a conseguir nalgas más grandes?

Una excusa para motivarte a tener sexo anal o un hecho científico comprobado. Sigue leyendo para comprobarlo. 

06 de Diciembre de 2018 18:45 pm.

El sexo anal es una práctica que despierta mucha curiosidad y que se presta a la creación de muchos mitos.
 
Por ejemplo, una de dudas más frecuentes sobre el sexo anal es su relación con el crecimiento de las nalgas. 
 
Algunos aducen que la teoría de que el sexo anal aumenta las nalgas, nace como una excusa de parte del hombre para que pareja acepte practicarlo. 
 
Sin embargo, si practicas el sexo anal con regularidad posiblemente tengas una respuesta basada en tu propia experiencia. 
 
Pero, si nunca lo has hecho, es posible que tengas la duda sobre si el sexo anal te dará un trasero grande y redondito. La mejor forma de contestar ese ruido es basándose en la ciencia.
 
 

¿Qué dice la ciencia sobre el sexo anal y las nalgas?

Un estudio que llevó a cabo la Universidad de Melbourne en Australia, con 500 mujeres heterosexuales, demostró que las personas que practican con frecuencia el sexo anal presentan un aumento de los niveles de estrógeno (una hormona sexual producida por los ovarios) que influyeron en el aumento de las nalgas hasta dos centímetros después de 30 días.
 
Sin embargo, los investigadores explican que este resultado no podría ser concluyente ya que el cuerpo femenino recepciona de manera diferente y única las diferentes hormonas sexuales.  
 
 

Entonces, ¿Cómo conseguir unas nalgas de impacto?

Si te interesa aumentar el tamaño de tus nalgas para resaltar tu figura y motivar sexualmente a tu pareja, a la vez que aumentas tu confianza al hacerse sentir sensual, tienes dos formas de lograrlo:
 
- Con ejercicios focalizados en la zona que te ayudarán a ganar músculos a la vez que brindas tono a los glúteos.
 
- Y mediante una intervención quirúrgica estética realizada en un establecimiento seguro. Por otro lado, se desaconseja la aplicación de esteroides anabólicos como los usados por los fisiculturistas, si es que no se cuenta con supervisión médica.