La Molina: crimen ocurrido en pollada

En La Molina, un joven taxista fue baleado en el corazón por uno de los invitados

La pollada se realizó en vivienda de La Molina.

29 de Octubre de 2018 5:00 am.

Fiesta sangrienta. Un joven taxista murió al ser baleado en el corazón cuando realizaba una pollada en su casa de La Molina. La víctima, Jaime Espinoza Algoner (29), se juntó con sus familiares para organizar el evento bailable la noche del sábado en su vivienda de la quinta etapa de la urbanización Las Musas.
 
Los invitados acompañaban la comida con cerveza. El dinero a recaudarse iba a servir para cancelar una deuda que aquejaba a los parientes.  En medio de la reunión, Espinoza comenzó a discutir con Yurik Yonathan Gonzales Gutiérrez (27). 
 
 

NO QUISO IRSE

Según señalaron los testigos, Yurik Gonzales le habría faltado el respeto a la esposa del hombre del volante. “Empezó a hablar incoherencias de mi hermana y mi familia, por lo que mi cuñado (Jaime) le pidió que se retirara; pero ese tipo no quiso irse, sacó su arma y comenzó a disparar”, comentó Karina Muñoz, pariente del infortunado.
 
Yurik tenía el arma de fuego en la pretina de su pantalón. El primer balazo dio en el techo. Es ahí que el taxista intentó reducirlo, pero el pistolero lo hirió en el corazón. 
 
 
 

LOGRAN ATRAPARLO

Gonzales Gutiérrez intentó escapar. Los familiares y vecinos de Espinoza se pusieron en el camino. Sin importarle nada, el sujeto volvió a abrir fuego como loco. Pese a ello, los valientes testigos lo redujeron y entregaron a la policía. 
 
El autor del crimen se encuentra detenido en el Depincri La Molina-Cieneguilla.
 

FAMILIA PIDE JUSTICIA

La viuda del taxista, Estefany Muñoz, señaló que su pareja nunca atacó al agresor. “Él no lo ha tocado para que el otro diga que sacó su arma para defenderse. Hizo tres disparos. Un amigo de mi hermana lo ha traído como invitado a la pollada”, lamentó Estefany, quien protagonizó conmovedoras escenas de dolor frente a la sede policial. 
 

DEJA DOS PEQUEÑOS

Jaime Espinoza se ganaba la vida como taxista. Tiene dos hijos, de uno y cuatro años, que ahora están desamparados. Los deudos esperan que se haga justicia y señalan que hay muchos testigos. 
En tanto, la policía indicó que viene haciendo las investigaciones correspondientes