Mario Salas: “Me gusta la lectura, el Che y no soy vanidoso”

El 'Comandante' del Sporting Cristal también se refirió al choque con Alianza Lima y su ilusión por ganar el Torneo Clausura.

Mario Salas se confiesa a El Popular..

15 de Septiembre de 2018 11:30 am.

Por: Carlos Lara Porras

El fútbol es como la vida para Mario Salas, pues es una lucha constante de superación que tiene que ir a la par con la dedicación y disciplina. Y bajo esa filosofía, El 'Comandante' va guiando a su tropa de Sporting Cristal hacia la obtención del título del Torneo Clausura, que lo proclamaría automáticamente campeón nacional, pues ya tiene en el bolsillo las coronas del Torneo de Verano y el Apertura.
 
El domingo su equipo podría comenzar a asegurarse la tercera corona si, como todos en La Florida creen, se imponen a uno de sus rivales más enconados en toda la historia. 
 
 
–¿Cómo ve el partido con Alianza Lima?
—Lo veo como una final, como un partido muy hermoso de jugarlo, que hay que disfrutarlo. Vamos a ir con la mejor disposición a Matute de traernos los tres puntos con la idea de vivirlo y jugarlo muy concentrado.
 
–¿Qué destaca del rival? 
—Alianza tiene jugadores y una idea colectiva que le permite manejar distintas formas de jugar en un partido. Te puede jugar muy bien en la posesión, largo, directo, maneja muy bien la táctica fija y si a eso le suma la inteligencia de su comando técnico y sus individualidades, se trata de un rival peligroso.
 
–¿Con nueve meses en nuestro país, qué le parece nuestro campeonato?
—Me sorprendió el tema geográfico del fútbol peruano, el jugar en el llano, altura, selva, con calor, humedad. Esas diferencias me llamaron la atención.
 
EL CHE GUEVARA
Hoy se conoce mucho de Salas, a diferencia de cuando vino para ponerse el buzo celeste. Él mismo abrió las cortinas de su vida y sus secretos.
 
–¿Cómo surge su admiración por el Che Guevara?
—Es una admiración llevada por lecturas, pero no hay ningún fanatismo, ni ningún seguimiento al Che. Me llevó a entender su forma de ser y algunas frases que se han perpetuado.
 
–¿Le incomoda el apelativo de El Comandante?
—Al principio trataba de luchar contra eso, pero ya es una batalla perdida.
 
–¿Es de usar frases del Che en sus charlas con los jugadores?
—Sí, por ahí uso algunas frases que me han llamado la atención y las que practico, como esa que dice “Hasta la victoria siempre”.
 
–¿Es aficionado a la lectura?
—Sí y me gusta Vargas Llosa, García Márquez, Borges, Rivera Letelier, Benedetti. Últimamente estoy leyendo  libros sobre liderazgo, biografías de entrenadores o deportistas.
 
–Quienes lo conocen dicen que no es una persona ostentosa.
—No creo en las cosas materiales. El auto lo veo como una necesidad, no como un símbolo de estatus. Prefiero gastar mi dinero en otras personas o en una buena cena o un buen viaje, que gastarlo en ropa o en vanidades.
 
PASIÓN POR EL FÚTBOL
–¿Qué es el fútbol para usted?
—El fútbol es mi profesión, mi pasión que me ha permitido educar a mis hijos, tener una casa. El fútbol es una alegría de vivir y una fuente de desarrollo personal que me ha permitido desarrollarme de manera íntegra.
 
–¿Por qué se decidió por el fútbol y no por el rugby, que practicó hasta su adolescencia?
—En ese entonces hice un análisis del tema económico y de proyección. Lo que generaba el rugby en Chile era muy bajo, amateur. En cambio, el fútbol me permitía una mejor posibilidad económica y de proyeccción, incluso a nivel internacional.
 
–¿Qué aspectos del rugby pone en práctica en el fútbol?
—El rugby genera un espíritu amateur, ser solidario, respetar las reglas, la autoridad, los rivales, la disciplina y el trabajo en equipo.
 
–Quiso ser abogado, pero se agraduó en Educación Física.
—Quería estudiar Derecho por influencia del colegio donde estudié, que era muy elitista, pero con el correr del tiempo me di cuenta que mi horizonte era más por lo 
deportivo. 
 
–¿Cómo surge la regla de pedir a los periodistas que apaguen sus teléfonos en sus conferencias de prensa?
—Es una forma de respeto para atenderlos de manera integral. 
 
 
–¿Se ve cada más cerca del objetivo de lograr el título nacional?
—Lo vemos cerca, pero hay un camino por recorrer, pero no estamos confiados. Lo que nos pasó con Unión Comercio es un  toque de alerta para saber que cuando no estamos bien podemos perder.