Salud: 5 mitos sobre la donación de órganos

La reciente donación del corazón de una niña, recuerda la importancia de donar órganos.  

Donar es un acto de amor que puede salvar muchas vidas

Donar es un acto de amor que puede salvar muchas vidas.

12 de Abril de 2018 15:45 pm.

La donación de órganos es considerado un acto de amor, y puede salvar muchas vidas. sin embargo existen muchos mitos infundados que generan gran temor en la población. Aquí desmentimos algunos:
 
 

1. Mito: Los órganos son robados o se pierden en el camino 

Según explica el Gerente de trasplantes de órganos de EsSalud, Carlos Carvalho, los órganos son registrados y etiquetados con el nombre del profesional que lo traslada, especificando de dónde proviene y hacia dónde son llevados. 
 

2. Mito: Existe una lista de espera preferencial para famosos y ricos

No es así, tal como se indica en el portal del Ministerio de salud, existe una lista de espera nacional, que se realiza en base a la estado clínico de la persona que va a recibir el órgano trasplantado.
 

3. Mito: El cuerpo del donante queda desfigurado

No. La extracción de los órganos se hace con el mayor respeto y cuidado. Evitando en lo posible la deformación del cuerpo, explica el Minsa.
 

4. Mito: Si soy donante y tengo un accidente me van a dejar morir

No. Los doctores en emergencia y cuidados intensivo no revisan el DNI para atender una emergencia. La atención se brinda por igual. Sin embargo, si se notifica a los doctores del Programa de donación y trasplantes del Minsa, cuando se interviene a un donante. 
 

5. Mito: Me van a dejar sin órganos

La persona puede decidir y dejar en  conocimiento a sus familiares que órganos desea donar y cuáles no. Si no lo hace, la familia puede decidir que órganos donar.    
 
 

Más datos:

- A nivel nacional existen 5,859 personas en espera de una doción de órganos, según el Minsa.
- Más de 4500 personas requieren un trasplante de córnea.
- Hay 2.3 dondantes por cada millón de habitantes.
- De un solo donante se pueden salvar 10 vidas.

Notas relacionadas

¿Cómo sé si necesito usar bráckets?