Cinco claves para sacar provecho a tu tarjeta de crédito

Utilizar la tarjeta de crédito es muy beneficiosa para la economía del hogar, ya que con su uso se pueden conseguir descuentos de hasta el 10%, pero siempre que se haga con racionalidad y en el momento oportuno.

En la actualidad, se detecta una potente oferta de tarjetas que incorporan el aplazamiento de los pagos en hasta 12 meses sin intereses

En la actualidad, se detecta una potente oferta de tarjetas que incorporan el aplazamiento de los pagos en hasta 12 meses sin intereses.

16 de Abril de 2018 18:15 pm.

Utilizar bien la tarjeta de crédito durante las compras puede reportar importantes beneficios para la economía del hogar y hasta destacados ahorros. Pero, a veces, se desconoce cómo. No se trata de usarlas sin sentido, sino de aprovechar las muchas ventajas que proporcionan.

LEE MÁS: Compra por internet sin tener tarjeta de crédito

Con las tarjetas de crédito no solo se pueden aplazar las compras, pagar en el restaurante o realizar reservas turísticas. Hay valores añadidos más allá de estas actuaciones, y todos ellos ligados al ahorro de sus titulares. Si se utilizan de forma racional, servirán para que todos los pagos se reduzcan en torno al 5%.

A continuación, cinco claves para sacar provecho a tu tarjeta de crédito:

1. Realizar compras bonificadas

Las compras en comercios, tiendas especializadas y grandes superficies tendrán recompensa, si se hacen con este medio de pago. El empleo de las tarjetas de crédito conlleva descuentos directos entre el 3% y 10% en algunas operaciones. Incluso llevan aparejadas líneas de crédito permanentes para las grandes compras.

No obstante, no conviene abusar de esta ventaja que presentan los principales "plásticos", ya que podría dispararse el nivel de gasto entre sus titulares. Para evitar caer en esta situación, solo habrá que utilizarlas cuando el nivel de endeudamiento de las familias así lo permita.

2. Descuentos en las vacaciones

Casi todas presentan diferentes bonificaciones en los productos vacacionales: desde la contratación de un vuelo hasta la reserva de una habitación en un hotel, pasando por los paquetes turísticos integrales, servicios de ocio, parques temáticos, etc. Proporcionan bonificaciones entre el 1% y 5%, según el modelo contratado.

En las gamas alta (oro y plata), los porcentajes se incrementan de manera notable e, incluso, dejan acceder a servicios de lujo y exclusividad, con rebajas aún más agresivas, lo que abre nuevos horizontes para encarar las próximas vacaciones con mayor ahorro en el presupuesto.

3. Aplazar los pagos sin intereses

En la actualidad, se detecta una potente oferta de tarjetas que incorporan el aplazamiento de los pagos en hasta 12 meses sin intereses. Esta estrategia comercial servirá para planificar un viaje, pagar los electrodomésticos para el hogar o afrontar algún gasto no previsto por las familias.

Es una operación muy ventajosa para sus titulares. Y es que solo tendrán que preocuparse de abonar las cuotas de su anticipo, sin intereses ni comisiones, y con unos plazos que irán en función del modelo elegido para formalizar la operación, casi siempre a partir de los tres meses.

4. Comercios asociados

Los programas de fidelización fomentan el uso de sus tarjetas asociadas y permiten beneficiarse de rebajas en los comercios. Ofrecen planes de descuento integrales o beneficios puntuales en algún servicio, como alquileres de coches, reservas de alojamiento o descuentos en billetes de avión. El único requisito es, por lo general, identificarse como titular de una de estas tarjetas de crédito.

En la mayoría de las ocasiones, estas condiciones pasan desapercibidas, por lo que merece la pena comprobar la lista de establecimientos adscritos a los planes de ahorro. No será en vano: es posible conseguir bonificaciones en las tarifas de hasta un 25%.

MIRA TAMBIÉN: Conozca cómo usar la tarjeta de crédito sin pagar intereses

5. Afrontar pagos inesperados

Un pago inesperado puede ser aprovechado a favor del usuario del "plástico", si sabe cómo. Los créditos mensuales de las tarjetas posibilitan realizar compras y hasta disponer de efectivo en los cajeros. El crédito hay que abonarlo a primeros de cada mes o aplazar el pago. El dueño de la tarjeta es quien decide la cantidad mensual que se le facturará en la misma.