España: madrastra confesó cómo mató al niño Gabriel Cruz (VIDEO)

"Saqué el paquete de tabaco y fumé un cigarro. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel (el padre del chico y pareja de la mujer) así que lo mejor fue enterrarlo", dijo sobre el crimen que conmovió a España.

08 de Noviembre de 2018 19:00 pm.

Ana Julia Quezada, la madrasta del niño Gabriel Cruz, de 8 años a quien mató y enterró en España el pasado Febrero confesó su crimen.

"Estaba solo, jugando con un palito. Le dije: 'Hombre, si estás solo vente conmigo. Voy a la finca'. Él se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar. Él se quedó fuera jugando", dijo Ana Julia Quezada, dominicana, de 43 años, horas después del hallazgo del cuerpo, en marzo pasado.

LEE MÁS: China: trabajadores denuncian que los obligaron a comer cucarachas y beber orina por incumplir metas [VIDEO]

Agregó que en la finca vio al chico jugar con un hacha, por lo que se preocupó y quiso quitársela.

En ese momento, el menor comenzó a insultarla: "Él me dijo: 'Tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca'. Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final, con la rabia, acabé asfixiándolo, tapándole la nariz y la boca", confesó.

Lo primero que hizo la mujer tras matar a Gabriel fue fumar un cigarrillo.

"Saqué el paquete de tabaco y fumé un cigarro. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel (el padre del chico y pareja de la mujer) así que lo mejor fue enterrarlo", dijo.

TAMBIÉN LEE:  Arequipa: conductora de TV y modelo es acusada de liderar una banda de tráfico de bebés [VIDEO]

Minutos más tarde, Quezada agarró una pala y lo enterró sin ropa. "Yo solo lo cogí de los dos bracitos y lo metí en el agujero".

"Coloqué la camiseta en los juncos para despistar. Días más tarde agarré lo que quedaba de la ropa de Gabriel y la tiré dentro de un contenedor de vidrio en frente de un hotel. Al final, vine a buscar el cadáver porque me dijeron que les entregase la llave de la finca y me puse nerviosa", dijo.

Ana Julia Quezada fue detenida en marzo en la población Puebla de Vícar, donde residía. El cuerpo de Gabriel estaba en su vehículo, envuelto en una manta. La mujer había sido una de las caras visibles de una campaña de difusión nacional para encontrar al chico.