Año escolar: ¿Cómo preparar a un niño que irá por primera vez al nido?

Acá te dejamos 8 recomendaciones para que tu niño le pierda el miedo a su primer día en el nido.

El primer día de clase puede ser para tu pequeño hijo un momento difícil y estresante, ya que significa separarse físicamente de los padres

El primer día de clase puede ser para tu pequeño hijo un momento difícil y estresante, ya que significa separarse físicamente de los padres.

26 de Febrero de 2019 17:00 pm.

Comenzar el nido o jardín de infancia supone un gran paso para un niño y, durante este proceso, los padres desempeñan un papel esencial en la preparación de sus pequeños para esta nueva experiencia.

LEE MÁS: 5 claves para motivar a los niños a leer durante las vacaciones de verano

Sin embargo, ¿conoces cómo preparar a tus hijos para que esta etapa de transición sea lo más fructífera posible? Lenka Neyra, pedagoga y directora del Nido Arcoíris te brinda algunas de las estrategias más efectivas para lograrlo. Toma nota:

1. No te sobrepases

De acuerdo con la especialista, no hay necesidad de comenzar a preparar a tu hijo o hija para el nido por adelantado cuando aún falta mucho. Algunos padres comienzan a hablar con mucha anticipación que, cuando comienza la escuela, el niño o niña siente que este es un gran evento en su vida que puede ser abrumador.

En cambio, Neyra sugiere comenzar a hablar de la etapa preescolar de manera informal y optimista unas dos o tres semanas antes de que comience la clase. “Por ejemplo, si mientras camina o maneja pasa enfrente de un nido observa algún juego recreativo, sugiere que diga: “Cuando vayas al nido, tendrán juegos como ese” o “Este será tu nido. Entraré contigo justo en esa puerta. Tu Miss Aurora estará allí esperándote”. Esto le permite a tu hijo o saber qué esperar y le genera expectativa.

2. Establece un horario fijo

Otra manera de tener éxito es seguir una rutina lo cual proporciona oportunidades para tomar decisiones y actuar de manera responsable. Por ello, tener un horario diario puede ayudar a facilitar la transición hacia la estructura de un entorno preescolar.

Neyra explica que los niños aprenden mejor cuando se establecen las rutinas y los horarios diarios. "Las rutinas brindan oportunidades para aprender sobre el orden, la secuencia y los conceptos del tiempo. Las rutinas establecidas se vuelven suaves transiciones y ayuda a los niños a prepararse mentalmente para el día que viene. Si no tiene un horario consistente en el hogar, es probable que su hijo o hija tenga dificultades para adaptarse al nido”.

3. Quédate con las rutinas de la mañana y de la hora de dormir

Si se hace de manera consistente, las rutinas le dan al niño o niña en edad preescolar un sentido de pertenencia y seguridad y les brindan a los padres oportunidades frecuentes para conectarse con sus hijos, por lo que es mejor estar disponible, atento y receptivo a sus necesidades.

“Se recomienda incluir una rutina gráfica con algunas acciones que le permitan tener a los niños un refuerzo visual de sus responsabilidades. Algunas rutinas matutinas pueden incluir actividades como ayudar a hacer su cama, vestirse, desayunar, cepillarse los dientes y el cabello. A los niños y niñas pequeños les encanta un gráfico de ‘Buenos Días’ con las tareas enumeradas en orden y una imagen al lado de cada elemento para proporcionar un recordatorio visual de lo que se espera de ellos. Algunas aulas preescolares tienen horarios diarios similares que ayudan a preparar y organizar a su hijo”, explica.

Según la experta, como la hora de acostarse por lo general significa dormir solo en una habitación oscura, eso a menudo puede provocar miedos nocturnos, por ello sugiere una rutina reconfortante antes de acostarse. “Puede incluir: bañarse, cambiarse de pijama, leer un libro, cepillarse los dientes, decir oraciones, conversar sobre lo que pasó durante el día, cantar una canción, dar abrazos y besos y “meterse en la cama”. Estas tareas agregan cierre al día y proporcionan vínculos adicionales”, indica.

MIRA TAMBIÉN: Educación: 11 preguntas claves para elegir el colegio de tus hijos

4. Aprovecha los momentos

Los niños tienen naturalmente curiosidad por el mundo, y esto hace que la vida esté llena de momentos de aprendizaje. Por ello la especialista recomienda que, en medio de un día ajetreado, encuentre breves oportunidades para aprender lecciones sencillas sobre la vida ya que dichos momentos pueden ayudar al niño o niña a aprender y comprender la empatía: “Los padres deben hacer preguntas a los niños y niñas sobre eventos comunes y corrientes como, por ejemplo: los cambios de clima, los ladridos de un perro, etc., así el aprendizaje ocurrirá naturalmente”.

5. Desarrolla sus habilidades de motor fino

Antes de ir al nido, es recomendable que ayude a su hijo o hija a desarrollar sus habilidades motoras finas a través del uso de materiales como papel, arcilla, plastilina, entre otros. “El hecho que su hijo manipule la arcilla para modelar formas y letras, lo preparará para futuras demandas de escritura en la escuela. Incluso puedes esconder pequeñas cuentas o monedas dentro de la masilla y pedirle a tu hijo o hija que las ubique; esta actividad aborda la destreza y mejora la fuerza de la mano, lo que a su vez mejorará las tareas manuales pequeñas, como la manipulación de sujetadores pequeños y el uso de tijeras” indica Lenka Neyra.

6. Haz tiempo para la lectura

Lee con tu hijo a hija todos los días para fomentar el amor por la lectura y para mejorar su vocabulario: “Cuando le damos a los niños el obsequio de libros y el lenguaje, les estamos brindando experiencias imaginativas que son importantes para crear pensadores creativos e innovadores. Siempre tenga material de lectura a mano en el automóvil, en la cocina, en el dormitorio e incluso fuera. Ya sea que los libros se compren en el mercado o en una librería, la buena literatura para niños proporciona el lenguaje rico que se necesita para que su hijo tenga éxito en la escuela”, manifiesta la pedagoga.

7. Planea una visita al nido

Cuando se acerque el momento de asistir al nido, Lenka Neyra recomienda visitar sus instalaciones antes del inicio de clases: “A modo de introducción, preséntale a tu hijo o hija a la profesora y dale tiempo para observar y explorar el lugar. Deja que juegue en el patio de recreo y que camine por allí. Explícale las actividades que van a pasar ahí como, por ejemplo, las actividades que se realizarán en el aula”.

MIRA TAMBIÉN: Vacaciones: 5 razones para jugar juegos de mesa con los hijos

8. Cuidado con la ansiedad por la separación

Es perfectamente natural que los niños experimenten ansiedad de separación durante las primeras semanas cuando los dejan en la escuela. De acuerdo con la especialista, es recomendable que durante el camino hacia el nido le digas a tu hijo o hija cómo va a pasar su día para que sepa qué esperar. “Cuando los dejes, asegúreles que regresarás al final del día. No te demores, ya que eso solo hará que la separación sea más difícil tanto para ti como para tus hijos. Así, una vez que se adapte a la nueva rutina, despedirse será mucho más fácil”, aconeja Neyra.