Salud: La curvatura del pene podría indicar riesgo de cáncer

La enfermedad de la Peyronie o del "pene torcido" se relaciona con una mayor prevalencia de tumores, según un estudio. 

Quienes padecen este mal sufren erecciones muy dolorosas

Quienes padecen este mal sufren erecciones muy dolorosas.

07 de Noviembre de 2017 15:30 pm.

La llamada enfermedad de la Peyronie o del "pene torcido" consiste en la aparición de una banda fibrosa en los cuerpos cavernosos del pene, provocando una curvatura del mismo. Esa desviación del órgano sexual de los hombres se hace aún más evidente cuando se produce la erección.

LEE MÁS: Sexualidad: 10 datos curiosos que no conocías del miembro viril

Por ese motivo, quienes padecen este síndrome sufren o erecciones muy dolorosas o una disfunción que les impide alcanzarla. Y otro síntoma es que orinan con dificultad.

Y, ahora, un estudio realizado por investigadores del Baylor College de Houston, ha revelado que aparte de todos esos inconvenientes (algunos de ellos ya bastante graves de por sí), la fibrosis del pene (nombre con el que también se conoce a esta enfermedad) puede implicar un mayor riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer.

MIRA TAMBIÉN: Sexualidad: 10 cosas que buscan las mujeres durante el sexo

Los autores del informe analizaron los historiales de un millón y medio de pacientes, y los resultados que obtuvieron indicaron que los que sufrían la enfermedad de La Peyronie, tenían hasta un 40% más de riesgo de padecer cáncer testicular y de estómago, y un 29% más de desarrollar melanoma.

Por supuesto, los datos de este estudio no implican categóricamente que la curvatura del pene implique riesgo de cáncer. Pero los resultados son lo suficientemente interesantes para dar la voz de alarma dado que, según los especialistas, la enfermedad de la Peyronie está infradiagnosticada.

PUEDES VER: Sexualidad: Conoce las cinco prácticas sexuales peligrosas a la salud

Se estima que este trastorno de órgano sexual masculino afecta a un 1% de los hombres de raza blanca, y se da solo ocasionalmente en los de raza negra. Parece ser que no existe ningún caso registrado de varones asiáticos que la sufran.