Importancia de visitar al ginecólogo

El examen ginecológico puede prevenir el cáncer de cuello uterino en etapa inicial. Entérate aquí cuáles son esas etapas tan importantes en la vida de una mujer.

Toda enfermedad relacionada con el órgano reproductor femenino se puede prevenir con solo visitar al ginecólogo

Toda enfermedad relacionada con el órgano reproductor femenino se puede prevenir con solo visitar al ginecólogo.

24 de Junio de 2017 5:00 am.

Son tres etapas importantes de la vida en los que la mujer debe visitar constantemente al ginecólogo, en la adolescencia, en la etapa reproductiva y en la menopáusica.
 
 
El ginecólogo Julio Díaz Pinillos, de la Clínica Nacer, explica lo importante que es visitar al ginecólogo como método de prevención de enfermedades que afectan a las mujeres. 
 

¿QUÉ SE PUEDE PREVENIR?

En la adolescencia una joven debe ir al ginecólogo para que el médico le explique sobre el ciclo menstrual y le recomiende hacerse exámenes para detectar infecciones y ovarios poliquísticos. La orientación que reciba la paciente puede prevenir un embarazo no deseado.
 
En la edad reproductiva (20 a 40 años) un examen ginecológico, ya sea papanicolau o el test de cobas, pueden detectar el inicio o desarrollo de cáncer de cuello uterino.
  
“El cáncer de cuello uterino detectado en su primera fase es totalmente curable. El tiempo de desarrollo de la enfermedad para que sea generalizado es de 10 años, en ese tiempo el paciente puede hacer una detección para eliminarlo”, explica el médico.
 

MI PRIMERA VISITA AL GINECÓLOGO

La pubertad y adolescencia son las primeras etapas en las que la madre debe llevar a su hija para una consulta con el ginecólogo. 
 
Tras una charla informativa sobre prevención de infecciones, métodos anticonceptivos y prevención de embarazos no deseados, se le explica a la madre de la paciente sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano, comenta el doctor Díaz Pinillos.  
 
Para la revisión y el examen físico, a la adolescente se le realizará varias preguntas, para las cuales deberán estar preparadas. Entre ellas, si la paciente ya tuvo su primera relación sexual, de tenerlo se le ordenará un examen físico como una ecografía pélvica del útero y los ovarios. Estos exámenes son de rutina e indoloros.
 

MÁS CUIDADO EN LA MENOPAUSIA

“Se tiene la creencia de que si ya no se menstrua, ya no se necesita ir al ginecólogo, lo cual es falso”, menciona Julio Díaz. Por el contrario, las mujeres a esa edad están obligadas a realizarse controles anuales, como el examen clínico, el papanicolau y un examen de mama, complementándolo con una prueba para medir el colesterol y la densidad ósea.
 
A partir de los 45 años en las mujeres se disminuye la producción de hormonas, como el estrógeno y progesterona, que causa la menopausia y el  aumento de la posibilidad de padecer enfermedades del corazón, osteoporosis o cáncer de seno.